Recomendaciones para ahorrar en la factura de la luz

Ahorrar en la factura de la luz

El coste de la electricidad en España es uno de los más altos en toda Europa, razón suficiente para considerar adquirir hábitos diarios destinados a reducir el consumo de energía y así poder ahorrar un poco de dinero.

A continuación, desarrollamos un pequeño listado con las principales recomendaciones para ahorrar en la factura de la luz y reducir el gasto en servicios.

Identifica la mejor tarifa de luz

Debido a que el mercado energético en España se liberalizó en busca de mayor competencia, los usuarios tienen la posibilidad de contratar un servicio eléctrico de cualquier empresa que desee, pudiendo elegir entre las tarifas de luz que resulten más convenientes en cuanto a las condiciones ofrecidas, el precio y si se trata o no de una empresa que comercializa energía verde.

Revisa la potencia contratada

Un factor decisivo sobre el ahorro en la factura eléctrica es la potencia contratada. Este es un coste fijo que puede llegar a suponer hasta el 20% del total de la factura. Por tanto, elegir la potencia contratada correcta según las necesidades reales de hogar es una buena forma de reducir un poco la cantidad final que alcanzará la factura al final del ciclo mensual.

Apuesta por la iluminación LED 

Otra buena forma de reducir el gasto en energía eléctrica es sustituyendo las bombillas halógenas tradicionales por bombillas LED, las cuales tienen un consumo considerablemente inferior. Por ejemplo, una bombilla normal tendría un consumo 0,1 kWh por hora, mientras que el de una bombilla LED sería de 0,014 kWh/h. Esto sumado a una durabilidad entre 10.000 y 15.000 horas.

Desenchufa los electrodomésticos

Algunos electrodomésticos de uso cotidiano como los equipos de sonido, televisión, ordenadores, microondas, Blu-Ray y demás, se mantienen en un mecanismo denominado stand-by’, también llamado consumo fantasma debido a que consumen energía incluso estando apagados. Desconectar estos electrodomésticos puede suponer un ahorro de hasta el 10% del gasto.

Evita el agua caliente al lavar

Una de las formas más inteligentes que se tienen para reducir el consumo es hacer uso eficiente de la lavadora, recordando que los programas o ciclos de lavado con agua a baja temperatura consumen mucha menos energía que aquellos ciclos que utilizan agua caliente. Si se lava la ropa utilizando temperatura promedio de 40 °C, se lograría un ahorro de hasta un 55% en el consumo.

Utiliza la calefacción de manera inteligente

En principio, el sistema de calefacción tiene mucha influencia en el gasto de electricidad. Los sistemas de resistencia son ineficientes y hasta cinco veces más caros que la calefacción a gas. En cualquier caso, te conviene mantener la temperatura de casa entre los 19 °C y 21 °C, para asegurar un descanso apropiado y mantenerte bien abrigado el resto de las horas.

Compra electrodomésticos inteligentes

La mayor parte de los electrodomésticos modernos se fabrican bajo normas que garantizan diferentes niveles de eficiencia energética. Lo más conveniente será adquirir aparatos que se mantengan en clasificación alta según las normas de etiquetado vigente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.