Diseño y operación del compresor

Compresor

Muchas áreas de la actividad humana requieren el uso de herramientas neumáticas que utilizan aire comprimido o gas. Los compresores son la fuente de gas comprimido para tales dispositivos. El compresor es un dispositivo que permite mover mezclas de aire y aumentar la presión.

En el sector industrial, se producen diferentes tipos de compresores. Puede saber más acerca de los compresores y comprar un compresor de forma ventajosa a través del apartado de anuncios del sitio web del mercado especializado Machineryline, una plataforma en línea para la venta de diferentes equipos de construcción.

Características y aplicaciones de los compresores

Un compresor de aire es un tipo de bomba que suministra una mezcla de trabajo con exceso de presión. Los compresores convencionales son un recipiente sellado (receptor) en el que se instala un motor eléctrico con bomba, un regulador de presión y un manómetro. Además, se conecta una manguera neumática al receptor.

El principio de funcionamiento del compresor es comprimir aire y suministrarlo a una determinada presión al equipo neumático (consumidor). Los compresores se utilizan como generadores para alimentar sistemas eléctricos neumáticos industriales. Los compresores también se emplean en el sector de la construcción, así como para otros usos cotidianos o en talleres de reparación de automóviles.

Principales tareas de los compresores:

  1. Suministro ininterrumpido de aire comprimido a mecanismos y sistemas de producción.
  2. Suministro de energía a herramientas neumáticas (perforadoras, martillos neumáticos, pistolas de clavos o apisonadores neumáticos).
  3. Inflado de neumáticos de automóviles.
  4. Operación de mecanismos de arenado.
  5. Pintado de cualquier superficie con una pistola rociadora.
  6. Limpieza del hogar o de calles (manguera de aire).
  7. Soplado de mecanismos contaminados, grietas, motores o taponamientos de aceite.

Clasificación de los compresores

En el mercado existe una amplia gama de compresores de aire, los cuales se pueden diferenciar en función de las siguientes características principales:

  • principio de acción (volumétrico o dinámico);
  • fuente de alimentación;
  • cita;
  • tipo de refrigeración;
  • productividad.

Al elegir un compresor, también se tienen en cuenta el tipo de accionamiento (eléctrico o motor de combustión interna) y la presión de salida. El principio de funcionamiento del compresor de desplazamiento positivo consiste en la implementación del proceso de compresión en una cámara de trabajo que cambia su volumen y se comunica alternativamente con las unidades de entrada y la salida del compresor.

Existen varios tipos de compresores principales:

  • compresor de pistón;
  • compresor rotativo (tornillo, paleta y leva); y
  • compresor de espiral.

En las pequeñas empresas y en el ámbito doméstico, se utilizan principalmente compresores de pistón (con aceite o sin aceite). Se caracterizan por tener una estructura y un principio de funcionamiento sencillos. La compresión de aire se produce gracias al movimiento del pistón dentro del manguito.

En el ámbito industrial, son comunes los compresores de tornillo, cuyo diseño se caracteriza por la presencia de un bloque de tornillo con dos rotores (maestro y conducido). El diseño y el principio de funcionamiento del mecanismo proporciona un suministro constante de aire comprimido al consumidor, así como un funcionamiento intensivo y prolongado del sistema.

Los compresores dinámicos son dispositivos en los que el proceso de trabajo tiene lugar por medio de un efecto dinámico sobre una corriente continua de aire comprimido. Según su diseño, los compresores de tipo dinámico se dividen en: compresores de vortex, de jet y turbocompresores.

El compresor dinámico más popular es el turbocompresor, cuyo  elemento de trabajo es una cascada giratoria de cuchillas. Dentro de los turbocompresores se distinguen los turbocompresores con diseños radiales, axiales y radial-axiales.

Según la presión final, los compresores de aire se clasifican en distintos tipos:

  1. Compresor de baja presión (hasta 15 bar).
  2. Compresor de media presión (15-100 bar).
  3. Compresor de alta presión (100-1000 bar).

Al elegir un compresor de aire, el consumidor debe tener en cuenta para qué lo va a utilizar, así como los parámetros clave: rendimiento (caudal de aire), potencia y presión de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.