¿Cómo mantener al día tu aire acondicionado?

Aire acondicionado

El secreto de la durabilidad de los electrodomésticos depende, en su gran mayoría, del cuidado que el propio usuario le proporcione. Muchos de ellos presentan averías al momento de usarlos, sobre todo en aquellas épocas del año en las cuales más se lo demanda.  El caso del aire acondicionado no escapa a esas atenciones.

Si bien en la actualidad se utiliza tanto en verano como en invierno, es en épocas de altas temperaturas cuando más necesitamos de sus funciones. Por ello, es importante tener en cuenta los siguientes puntos relevantes en cuanto al mantenimiento del aire acondicionado y su respectiva limpieza. Sea cual fuera el tipo de aire acondicionado: Split, mini Split, portátil o central, es sustancial evitar llegar al punto en el que se detecta una avería. La idea es poder realizar un mantenimiento preventivo para poder utilizarlo sin miedo a que deje de funcionar abruptamente.

Respecto del aire acondicionado, se considera que una revisación anual es suficiente. Es lógico y esperable que partes como el filtro externo e interno, la turbina y la serpentina interna tiendan a ensuciarse. Además, la revisación del nivel de gas refrigerante, el cual no debe estar ni muy baja ni sobre recargada. Se nota que el electrodoméstico no funciona correctamente cuando ya no enfría o calefacciona los ambientes como es esperado, afectando su rendimiento. Por otro lado, la cantidad de horas en las que está funcionando tendrá que ver con las veces que necesitará ser revisado, por su relación tiempo de uso / durabilidad.

El secreto está en no seguir utilizando el electrodoméstico al ver que no funciona correctamente o que hace algún ruido inusual. Existen empresas como SobreSeguro que reparan electrodomésticos y ofrecen una garantía por 24 meses sobre el trabajo realizado. Se encuentran en todo el territorio y manejan los precios más bajos del mercado. Puede resultar que la solución al problema cueste poco dinero y sea gestionado en el mismo día. Es importante tener en cuenta los posibles problemas, algunos de ellos, ya son muy comunes como: el equipo no enfría, el compresor no arranca, gotea agua desde el panel frontal, el sensor del termostato no marca lo correcto, entre otros.

Siempre es recomendable la intervención de un especialista en el tema, una persona que esté calificada y sepa solucionar el problema de raíz. De esa manera, se asegura que no se ponga en riesgo ninguna otra parte del artefacto ni la salud de quien está interviniendo en pos de una solución. Por parte del usuario, para poder mantenerlo, se pueden retirar los filtros y lavarlos bien con algún cepillo con agua fría, libreando de grasitud y tierra los mismos, contribuyendo a un mejor funcionamiento del aire acondicionado y a la circulación de aire más limpio. Recordar que al colocarlos ya aseados, estos deben estar bien secos. También se pueden aspirar.

Otra forma de mantenerlos en correcto funcionamiento es controlando el tema del desagüe, vaciando en el caso de que haya algún recipiente, para evitar que el agua vuelva al artefacto. De la misma manera, asegurarse que los conductos no están enrollados y que el agua circula perfectamente. Desde el hogar podemos contribuir a extender la vida útil de los electrodomésticos, haciendo una parte, y dejando el camino liberado a los especialistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.