Cómo mejorar la velocidad de la fibra óptica en casa

Velocidad fibra óptica

La fibra óptica se ha convertido en la forma más eficiente de dar acceso a internet. Hoy en día, el servicio puede llegar a alcanzar altas velocidades de hasta 1.000 Mbps, por lo que resulta la opción ideal si tu proveedor de internet ofrece este servicio, ya que desde el principio notarás la diferencia en cuanto a calidad, estabilidad y sobre todo, velocidad de la conexión.

No obstante, es posible que la velocidad de la fibra óptica en casa presente dificultades técnicas. Una de las quejas más comunes no es del servicio como tal, sino que se relaciona más al funcionamiento de la tecnología encargada de llevar internet a nuestros dispositivos. Si notas que tu internet de fibra óptica va más lento de lo que debería, un fallo en la conexión WiFi del router puede ser el motivo.

Mejora el rendimiento de tu cobertura WiFi y saca el máximo provecho a tu fibra óptica

Si quieres experimentar la máxima velocidad de conexión que el proveedor de servicio tiene para ofrecer, entonces tendrás que utilizar el cable de red y conectarlo directamente a tu ordenador, portátil o televisor. Esto te permitirá navegar a la velocidad real que tienes contratada, sin limitaciones ni restricciones.

Por supuesto, este no es el método más práctico disponible. De hecho ni siquiera es posible utilizarlo para todos los dispositivos del hogar, solo para algunos aparatos que disponen de un puerto de conexión para cable de red, por lo que el router WiFi sigue siendo un dispositivo indispensable y debemos aprender a mejorar la calidad de la conexión que ofrece.

Algunas formas de lograr este objetivo incluyen:

Colocar el router WiFi en un lugar céntrico

En la mayoría de ocasiones, la pérdida de calidad en la señal emitida por el router se debe a la ubicación del mismo. Intenta mover el router a diferentes puntos del hogar y realizar pruebas de velocidad hasta determinar cuál es la ubicación que permite una mejor dispersión de la señal WiFi dentro del hogar, evitando paredes y otros obstáculos.

Mapa de calor 

Un Heatmap o mapa de calor, es una herramienta útil para determinar las zonas en las que existe mejor y peor cobertura. Puedes encontrar aplicaciones especiales para cumplir con esta tarea, las cuales generan un mapa de calor que será útil para saber cuáles son las áreas de tu casa con mayor dificultad respecto a la señal del WiFi.

Revisa la cantidad de dispositivos conectados a la red

Otro de los problemas más comunes a los que nos enfrentamos es la cantidad exagerada de usuarios conectados a la red. Por lo general, los routers tienen una capacidad máxima de usuarios, que de ser superada, afectará a la calidad del servicio. Revisa los dispositivos conectados y desconecta cualquiera que no pertenezca a tu hogar o se encuentre en desuso.

Cambia la contraseña del WiFi

Respecto al punto anterior, si detectas un dispositivo extraño o externo conectado, cambia la contraseña de inmediato, pues es posible que alguien se encuentre colgado a tu red robando tu conexión a internet y afectando a la calidad del servicio que tienes contratado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.