Neutrófilos bajos: síntomas, causas y tratamiento

Neutrófilos bajos: síntomas, causas y tratamiento

Los neutrófilos bajos o neutropenia, es un padecimiento causado por la escasez de los glóbulos blancos en el torrente sanguíneo. Cabe mencionar que un neutrófilo tiene el poder esencial de exterminar todas las posibles infecciones que están atacando al organismo. Por tanto, a falta de este componente, los individuos estarán vulnerables ante cualquier virus circundante.

Un paciente nunca sabrá si tiene neutropenia, a menos que realice un chequeo a través de una hematología completa, pues allí arrojarán resultados reveladores, especialmente la cantidad de neutrófilos que el cuerpo necesita para sentir bienestar físico. Tampoco es recomendable mantener una cantidad superlativa de este componente, porque sobreexpone al humano a cambios en su sistema circulatorio.

Hay que aclarar que los análisis referentes a los neutrófilos bajos hay que verlos con mucho detalle, porque a groso modo no dictamina la neutropenia en primera plana. Los valores cambian constantemente. En la mañana la persona tendrá más neutrófilos que en la tarde, pero sin escalar a los valores normales. De igual modo, es indispensable otro análisis confirmatorio.

Causas de los neutrófilos bajos

Determinar cuál es el origen de este problema es una tarea un poco engorrosa, pero que vale la pena conocer para comenzar un tratamiento inmediato. El propósito es elevar los niveles de neutrófilos para estar protegidos ante cualquier bacteria que esté a punto de atacar. Algunas causas son: 

  • El síntoma de Kostmann. Es una anomalía presentada desde el nacimiento. Los niños producen cantidades bajas de este componente y por ende, se enferman a menudo. La población infantil con este síntoma debe cuidarse más de la cuenta hasta recibir un tratamiento ideal para duplicar la cantidad de glóbulos blancos.
  • Neutropenia crónica idiopática. Es la causa menos estudiada, pero que es constante en los sujetos con índice bajo de neutrófilos. La medicina a lo largo de los años ha investigado el por qué de una persona que no produce tantos neutrófilos como debería, con el fin de asegurar su organismo ante la aparición de virus o bacterias.
  • Escasez de vitaminas en el cuerpo. Todas aquellas que residen en los alimentos o que están contenidas en tabletas son recomendadas por los especialistas, con la finalidad de aumentar este índice y decir adiós a cualquier enfermedad por una larga temporada.
  • Padecimientos en el bazo. Detectar el origen del funcionamiento irregular de este elemento corpóreo es una tarea inmediata por hacer. De analizar qué ocurre con el bazo, es buen augurio para iniciar el tratamiento correspondiente hasta suprimir la deficiencia de neutrófilos.

Síntomas

La neutropenia es una enfermedad que en la mayoría de las oportunidades se presenta en fase benigna, siendo un motivo menor de preocupación si hay un diagnóstico de por medio. Ahora bien, si está acompañada de infecciones constantes, es la señal para activar las alarmas y asistir al consultorio. A continuación, algunos síntomas de presentar neutrófilos bajos:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Tos.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor abdominal o rectal.

Medicamentos

Aquellas medicinas utilizadas para tratar la tiroides hiperactiva dan buenos resultados para elevar la cantidad de neutrófilos en gente vulnerable a las infecciones como el Tapazol o propiltiouracilo. Los antibióticos como vancomicina, penicilina G y oxacilina son ideales para lograr el objetivo. Siempre y cuando estén contemplados por un galeno especialista.

Algunos antivirales también están encuadrados para mejorar la calidad de los neutrófilos, como el caso particular del ganciclovir o valgaciclovir, pues actúan de manera similar para el aumento de estos componentes que previenen infecciones para el futuro. También los antipsicóticos funcionan a la perfección, siendo la clorpromazina el caso más cercano, así como la clozapina.

En caso de no utilizar los medicamentos esenciales para reducir el ritmo cardiaco para su fin principal, es idóneo tomar nota de algunas alternativas (siempre y cuando consulte a un médico especializado en el tema para el visto bueno): quinidina y procainamida. Cada una de las pastillas mencionadas están diseñadas para tratar la neutropenia crónica o avanzada, exclusivamente.

Cáncer o tratamientos oncológicos

Cuando un paciente de cáncer está siendo sometido a quimioterapias, es normal que los neutrófilos estén más bajos de lo acostumbrado. Por ello es notorio el cansancio de una jornada entera de este tratamiento, o que las personas demuestren debilidad a lo largo del camino, sin aliento de hacer grandes esfuerzos.

La leucemia es un padecimiento que incluso es terminal si no es tratado a tiempo con el trasplante de una médula ósea o las quimioterapias correspondientes. Es importante acotar que este método, al igual que la radiología, mata a los pocos neutrófilos que hacen vida en el organismo, pero aplica lo mismo para las células cancerígenas malignas.

Problemas que la neutropenia puede causar

Posibilidades muy altas de contraer una infección. Al principio la entrada de un virus o bacteria provocará fiebre, escalofríos, sudoración, insomnio, enrojecimiento y hasta aparición de pus en algunas zonas, pero más adelante la enfermedad va destruyendo el sistema inmunológico hasta dejar a las personas dependientes a los medicamentos de por vida.

A veces, una intervención quirúrgica o una quimioterapia se ve afectada por la casi nula presencia de neutrófilos. Antes de proceder, los médicos asegurarán que sus pacientes aumenten los niveles para continuar con sus labores.

Tratamiento

Más allá de seguir lineamientos para aumentar los neutrófilos, es crucial combatir con la neutropenia de inmediato, así no esté en su fase más complicada, porque otras enfermedades aparecerán a raíz de la ausencia de este componente. Para seguir de cerca el dictamen, hay que tener en cuenta algunos factores:

  • Factores mieloides de crecimiento: son una especie de proteínas que sientan de maravilla en la médula ósea. Una vez que cumplen el cometido de llegar a este punto, los glóbulos blancos comenzarán a duplicarse para proteger el cuerpo de enfermedades virales. Tales proteínas bajo términos de la medicina son conocidas como factores estimulantes de colonias (REC).
  • El uso de los antibióticos. Sin embargo, un doctor de gran experiencia recomendará a los pacientes no abusar con las cantidades o auto-medicarse, porque estas tabletas no contribuyen a la prevención de muchas infecciones. Entonces, tomarlos es una opción que conlleva a ser responsables con las dosis.
  • Si se trata de un cáncer, cualquiera que sea, las quimioterapias podrían postergarse para dar oportunidad al cuerpo de recuperarse. Cada sesión significa una pérdida considerable de neutrófilos. Por este motivo, para evitar una recaída, es mejor alimentar el sistema celular con estas partículas para asegurar resistencia a lo que vendrá más adelante.

Continúa leyendo sobre los Hematíes Altos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.