Urea alta en sangre: causas, síntomas y tratamientos

Urea alta en sangre: causas, síntomas y tratamientos

El cuerpo humano está constituido por un gran número de compuestos químicos, que en su mayoría se encuentran en la sangre y los principales órganos del mismo. Cada una de estas partículas posee características únicas y se desempeñan de forma individual o en conjunto para ejecutar diferentes tareas a las que estén sujetas. Entre estas partículas o sustancia química se encuentra la urea. En este artículo explicaremos de qué trata la urea en la sangre. 

La urea es una molécula que posee múltiples propiedades beneficiosas para el cuerpo humano como la estimulación de la síntesis de proteínas estructurales. Además, ayuda a activar el sistema inmune de la piel y mejorar la flexibilidad de la misma a través del estímulo del colágeno en la dermis.

Sin embargo, no sólo es conocida por realizar las funciones antes mencionadas. Pues se forma principalmente como un producto final del metabolismo originándose en el hígado. También se pueden encontrar pequeñas cantidades de la urea en la sangre, linfa, fluidos serosos, corazón, pulmones, órganos reproductivos e incluso en los excrementos de animales.

¿Dónde se encuentra la urea?

La urea, por ser el producto terminal del metabolismo de la gran mayoría de las proteínas de los humanos y otros mamíferos, se encuentra principalmente en la orina, excremento y sudor. A través de estas zonas, el humano adulto promedio puede eliminar de 25-39 gramos diarios de urea, que en casos contrarios puede provocar niveles altos en la urea en el organismo y desencadenar enfermedades de gravedad. 

Urea alta en sangre: causas, síntomas y tratamientos

¿Cuáles son las causas comunes de niveles altos de urea en la sangre?

Las principales causas de aumento en la urea suceden por diversos factores que van desde padecimiento de enfermedades que afecten directamente al hígado hasta procedencia geográfica o el régimen alimenticio de una persona. Por ejemplo, exceso de proteínas en su dieta, deshidratación, enfermedad de Addison o fallo cardiaco.

En el caso de las enfermedades de hígado o riñones, se tiene que la mayoría de ellas pueden ocasionar aumento de los valores normales de la urea en la sangre, los cuales deben ser debajo de 40 mg/dl. Algunas de las enfermedades más comunes que influyen en el aumento de la urea son la gota, insuficiencia renal, gota, cirrosis, diabetes o insuficiencia cardíaca. 

Por otro lado, se tiene que el sexo, la edad y régimen alimenticio son valores que pueden afectar en la persona. Ya que, en el caso del sexo femenino adulto, durante los estados de embarazo o menopausia intervienen en el aumento de la urea en la sangre. Mientras que en niños y niñas el porcentaje de sufrir la enfermedad es menor.

¿Cuáles son los síntomas y cómo afectan al cuerpo humano?

Los valores altos en la urea pueden provocar afecciones en órganos importantes como lo son el hígado y los riñones, los cuales procesan nutrientes y a su vez desechan sustancias innecesarias del organismo. Estos problemas suelen ser síntomas comunes de urea alta además de otros malestares generales.

Problemas renales

La insuficiencia renal es uno de los casos más comunes de síntomas que son diagnosticados al conseguir valores altos de urea en la sangre. La función de filtrar toxinas, desechos y exceso de agua se compromete al punto de ocasionar problemas en uno de los órganos más importantes del cuerpo.

Sin embargo, los riñones pueden verse comprometidos por problemas no directamente relacionados a la urea alta. Porque estos valores pueden incrementarse después de haberse generado una falla en el órgano, lo cual se explica en la siguiente clasificación:

a)   Pre-renal: se encuentra problemas relacionados a disminución de perfusión renal, destrucción de proteína, uso de corticoides o deshidratación.

b)   Post-renal: la urea se eleva al igual que la creatinina debido a obstrucciones en el tracto urinario.

Deshidratación

Se considera la deshidratación como parte de las múltiples causas de niveles moderadamente altos de urea en la sangre y también es un síntoma que alerta sobre el problema actual. Pero el síntoma de estar sediento también se asocia a la falta de apetito, exceso de proteínas y consumo de medicamentos que puedan dar una respuesta negativa.

Hipotensión

La hipotensión es un síntoma que expresa en el cuerpo una presión arterial baja que compromete la insuficiencia de sangre en el cerebro, corazón, sistema digestivo, pulmones, y riñones. La uremia en grandes cantidades puede ocasionar este tipo de fallas cardíacas las cuales pueden ser perjudiciales para cualquier paciente, siendo uno de los síntomas más notables.

Serositis en pericardio

Es un síntoma o daño relacionado a la inflamación de los tejidos serosos que, en el caso del corazón, inflama a todos los tejidos que se encuentren alrededor del órgano. Lo cual puede producir reducción en la respiración, palpitaciones cardíacas, fatiga y hasta fiebre. 

Fetor urémico

Es un síntoma asociado al aliento, el cual trasmitirá sabor metálico y amargo junto a pequeñas úlceras en la cavidad bucodental. Aunque en algunos casos sólo se trate del mal aliento, también se puede presentar las úlceras como otro tipo de consecuencia.

Síntomas generales

El cuerpo también dará indicaciones que no están ligadas a síntomas complejos. Algunos de los síntomas generales que se presentan son: lengua blanca, náuseas, vómitos, diarrea, cansancio excesivo y debilidad general, temblores y somnolencia prolongada.

Tratamientos para la urea en la sangre 

La urea es tratada generalmente de acuerdo a la gravedad de la enfermedad, pero generalmente los pacientes deben implementar nuevas dietas bajas en proteínas. Eliminando un gran porcentaje de carnes y productos altos en proteínas de sus comidas o, aquellos que posean niveles considerables de potasio, sodio y fósforo lo que es equivalente a más proteínas.

El consumo de agua constante ayudará a eliminar toxinas y permitir establecer niveles de urea aceptables en la sangre. Además, que los riñones podrán trabajar más fácilmente en el filtrado de toxinas. Por otra parte, está la necesidad de evitar el consumo de medicamentos que puedan provocar el aumento de la uremia, normalmente estos son antibióticos, antiepilépticos, diuréticos o antituberculosos.

Por último, se tiene la aplicación de dos tratamientos para niveles avanzados de la enfermedad. Para esto se cuenta con la diálisis que permite eliminar desechos y todos aquellos excedentes en la sangre. Y por otro lado se tiene el trasplante de riñón que solo sucede cuando se determina que uno de los riñones ha colapsado y no puede seguir con todas sus funciones regulares.

Conoce más sobre el significado del examen de sangre VCM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.