Cómo funciona Champix: el medicamento para dejar de fumar

Cómo funciona Champix: el medicamento para dejar de fumar

El consumo de tabaco en España es una de las realidades más preocupantes en este país y parte del continente europeo. Muchas empresas farmacológicas están compitiendo entre sí para producir el medicamento ideal para iniciar la terapia hasta dejar este vicio universal, que sigue causando estragos en las personas que sufren de enfermedades respiratorias, pero ¿cómo funciona champix y qué es?

Hasta los momentos, la provincia de Navarra ha comprobado los resultados de este fármaco en su introducción para los centros de rehabilitación tabáquica. Es una buena estrategia implementada por la nación para reducir el consumo de tabaco con prontitud, porque trata de un inconveniente que compete a la salud pública. De cada 5 españoles, al menos 2 no han controlado su hábito de fumar.

La compañía Pfizer fue la primera en dar luz verde para la comercialización del producto en Navarra, para difundir su uso paulatinamente en otros estados de España. Quizá sea el primer paso hacia el camino correcto, porque el medicamento ha tenido resultados positivos con algunos pacientes que están haciendo un gran esfuerzo por abandonar el tabaco.

¿Cómo funciona Champix?

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) declara que la medicina ha sido desarrollada para que las personas que reconocen el vicio, tengan la herramienta base para dejar el tabaco en poco tiempo. Para ir más allá, el champix favorece el trabajo del sistema nervioso, aún a sabiendas que la nicotina está presente en el organismo y con buen indicio de intoxicar el cerebro tarde o temprano.

Cómo funciona Champix: el medicamento para dejar de fumar

Por suerte, el champix conoce a la perfección cómo actúa la nicotina en nuestro cerebro en su proceso de daño; cuando estamos inmersos en el vicio y paulatinamente empiezan a notarse las secuelas. Su función es bloquear los receptores nicotínicos y mejorar los niveles de dopamina (sustancia que propicia el placer en los humanos) para hacer más fácil el tramo de renuncia al fumar.

El beneficio de mantener bloqueados estos receptores influye en el efecto de recompensa, es decir, cuando nos consume el vicio e introducimos un cigarro a la boca, percibimos que no sabe a nada. Con el paso del tiempo y siguiendo un tratamiento de champix, fumar se convierte en un proceso insípido y por lo tanto, sin valor alguno.

Los especialistas que mantienen contacto cercano con este fármaco establecen que un período no superior a 12 semanas es suficiente para salir adelante en la rehabilitación. Por ejemplo, si el paciente va por su cuarta semana de consumo vía oral o comprimidos, la posibilidad de dejar el vicio se multiplica por 2, haciendo que la sexta semana ya esté por consolidar el éxito de renunciar al tabaco.

Para los amantes de las estadísticas, hasta un 40% de los pacientes recuperados con champix no han vuelto a fumar desde que abandonaron su uso en la semana 12. Este dato es bastante alentador, porque aquellos que sí tienen fuerza de voluntad y siguen al pie de la letra el tratamiento, es improbable recaer en el tabaquismo. El Ministerio de Sanidad reseña un total de 70.000 personas curadas.

La propia ministra, María Luisa Carcedo, dio algunas directrices en unas declaraciones para explicar cómo funciona champix. De esa entrevista es importante resaltar la confianza en el producto, exhortando a los médicos de incluir champix como parte del tratamiento hasta lograr la desintoxicación completa. Además, comunica la necesidad de internacionalizar su nombre.

¿Cómo tomarlo?

Los expertos en adicciones han resaltado que el tabaquismo es una preocupación de carácter multidisciplinario, porque hay que atravesar varios caminos: psicológico, conductual y farmacológico. Si estamos en la mejor disposición de caminar con seguridad por estos senderos, probablemente salgamos adelante hasta realizar una vida normal, sin vicios y con proyectos de vida en puerta para sanar a otros.

Si el tratamiento es por comprimidos, con tan solo 0.5mg de vareniclina basta y sobra para cubrir con las 12 semanas reglamentarias. Es importante que el individuo sumergido en el vicio tenga el valor de abandonar el cigarro 1 o 2 semanas antes de iniciar con el plan de desintoxicación.

Semana 1: Es la fase inicial del tratamiento, el periodo más complicado para asimilar la presencia de champix y la abstinencia. Apenas abarca 3 días de consumo para comprobar qué tan valerosa es la persona frente a una pronta mejoría. Con solo una vez al día en base a los 0.5mg el cuerpo agradecerá el abandono del tabaco.

El intervalo del día 4 al 7 también podría considerarse como tratamiento para la primera semana. La dosis es exactamente la misma, pero suma otro episodio de un día particular para pasar dos usos. Lo ideal es consumir champix en la mañana, para que la última dosis sea en la tarde. Procure que los horarios siempre sean los mismos cada día.

Semana 2: De haber aplacado un poco la ansiedad por fumar y además, tomar los comprimidos con disciplina, la segunda semana es más relajada, entendiéndose a la misma desde el día 8 hasta el 14. En esta oportunidad, la película de champix a ingerir es de color azul claro de 1mg. Una vez a la mañana y otra en la tarde del mismo día para seguir trabajando en la desintoxicación.

Semana 3-12: Del día 15 hasta el final del tratamiento es ideal seguir con el mismo patrón de consumo. No hay mayores variantes que mencionar al respecto, salvo a continuar con disciplina con los comprimidos, hasta eliminar por completo el deseo o ansiedad por tener un cigarro cercano.

Efectos secundarios

Antonio Vallejo, el vicepresidente de la SEDET, recomienda que el consumo de champix siempre esté vinculado con alguna de las comidas al día, porque de hacerlo en forma aislada, es habitual que la persona presente un cuadro de náuseas o ganas de vomitar.

Las náuseas son el común denominador cuando el tratamiento presenta su lado menos agradable, pero es llevadero para ir por el camino seguro de la recuperación. Otros síntomas no tan pronunciados son el insomnio, pesadillas y dolor de cabeza esporádico. No es un fármaco apto para mujeres embarazadas o que están lactando a sus bebés, así como en pacientes que están asimilando quimioterapias.

¿No sabes qué hacer con tu dolor de muelas? Conoce algunos remedios caseros aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.