Remedios caseros para aliviar un dolor de muelas

Remedios caseros para aliviar un dolor de muelas

El dolor de muelas es uno de los más intensos de tratar cada vez que un paciente acude a odontología. Las causas pueden variar, pero lo cierto del caso es que muchas veces es insoportable lidiar con esta dolencia. Siempre es importante aliviar un dolor de muelas con tiempo, o de lo contrario, conduce a un cuadro clínico con matices de gravedad.

Esa visita al dentista no puede postergarse bajo ninguna circunstancia, aunque los remedios caseros descritos más adelante sean un bálsamo que contribuyan a controlar estos dolores. Desde luego, el especialista determinará cuáles son los pasos a seguir para la extracción de la muela que está causando tanto dolor en el paciente.

La simpleza de estas estrategias radica en mejorar todos los síntomas asociados con el dolor de muela, pues generalmente nunca está aislada, sino con otros indicios de un malestar general clásico. A continuación, algunos remedios caseros que te recomendados para tener en cuenta ante una dolencia inesperada.

¿Cómo aliviar el dolor de muelas?

La aparición de este padecimiento está relacionado con alguna infección interna de la boca o si la encía está en mal estado. Por ello, es recomendable utilizar correctamente el cepillo con la respectiva pasta dental para el buen mantenimiento de los dientes, en regla general. Aunque otros consejos son los siguientes: 

Clavo de olor: Es una especia que alberga aceites esenciales que caen muy bien en los dientes cuando están generando molestias. Por ejemplo, es un gran analgésico que calma el dolor por un tiempo, al igual de fungir como anestesia para aplacar esas “punzadas” que en algunas ocasiones manifiesta el paciente.

Remedios caseros para aliviar un dolor de muelas

Enjuagues con agua y sal: En este punto, es uno de los remedios caseros para aliviar un dolor de muelas con eficacia. Los dentistas recomiendan aplicar este ejercicio algunas veces por día antes de asistir a la consulta para el tratamiento con fármacos, o realizar la cirugía de extracción. Con dos cucharadas de sal en un vaso de agua tibia bastará para su ejecución.

La Revista de la Sociedad India de Periodoncia y Odontología Preventiva, en uno de sus números dio a conocer la importancia de los enjuagues para la recuperación de estos dolores en las muelas. La tibieza del agua es esencial para eliminar los rastros de placa que quedan en los dientes. No sólo es capaz de mejorar la salud bucal, sino prevenir enfermedades relacionadas.

Cabe mencionar que este remedio tiene un efecto parcial. Para una recuperación plena sí es pertinente que asistamos al odontólogo lo antes posible para recibir tratamiento. Es una solución temporal, muy propicia para dormir en las noches con el menor dolor en la escena, pero la probabilidad es muy alta de continuar con la dolencia al día siguiente.

Enjuague bucal con agua oxigenada: A groso modo, tiene el mismo efecto que el remedio anterior. Sin embargo, presenta más ventajas, como el hecho de eliminar todas las bacterias presentes en la boca, que atacan con agudeza la encía. Los dentistas dan el visto bueno a este procedimiento para controlar el efecto de las encías sangrantes.

La revista Journal of International Society of Preventive & Community Dentistry en una de sus publicaciones da el certificado que este remedio casero para aliviar un dolor de muelas tiene sentido para prevenir enfermedades y preservar el buen estado de toda la zona bucal. El agua oxigenada es una solución factible para tratar la gingivitis antes de la consulta médica.

Aceite de hierbabuena: Si de aceites para calmar el dolor de muelas se trata, el de hierbabuena sienta muy bien como tratamiento parcial para no sentir la molestia en la siesta o para descansar. Las propiedades antibacterianas actúan de maravilla sobre los dientes, en especial con aquellas muelas que son el inconveniente principal.

Ajo: Esta especia tan versátil no sólo favorece a la circulación sanguínea o la depuración de toxinas, además es un aliado infalible para controlar el dolor de muelas si es mezclado con ciertos elementos como la sal gorda. Masticar un diente de ajo no es la experiencia más placentera del mundo, pero sí contribuye a mantener los dientes en excelente estado.

Cebolla: Tiene varios fines médicos, pero el principal es asumir un rol como antibiótico. Sólo es necesario que coloquemos un trozo de cebolla en la encía o muela afectada por un buen rato para experimentar una calma en su dolor. Tampoco causa placer masticar cebolla, pero hacerlo tres minutos por día previene muchas enfermedades bucales. Realicemos un enjuague al terminar.

Soluciones que no funcionan

Es natural escuchar en terceras personas que los remedios descritos a continuación sí surten efectos positivos, pero realmente no aporta en lo absoluto en aliviar un dolor de muelas. Asimismo, de hacer un mal uso de los productos habituales encontrados en el hogar, desencadenan un dolor que se intensifica con el transcurrir de las horas.

  • No beber bajo ninguna circunstancia ácido acetilsalicílico, porque si bien se conoce el mito de calmar el dolor, provoca un sangrado mucho mayor de las encías.
  • No introducir trozos de pastillas en la muela que no estén autorizadas por el odontólogo para aminorar el dolor. Muchas veces el hecho de realizar esta actividad induce a una quemadura química en las zonas más sensibles de la boca.
  • Impedir el uso de los antibióticos si no están acreditados por el especialista. Es posible que exista una infección bucal, haciendo que esta ingesta quede como contraindicación plena.
  • Comer algún platillo sugiere que no estén demasiado calientes, ni fríos o mucho menos duros. Lo ideal bajo la permanencia de este dolor es utilizar alimentos templados.
  • Colocar hielo en la encía o la muela lastimada. Es peor el remedio que la enfermedad, porque el frío complica más el cuadro. Es el mismo efecto de comer un helado.
  • Fumar no es una solución para calmar el dolor. De hacerlo, las infecciones están a la orden del día.
  • Los enjuagues bucales con alguna bebida alcohólica tiene un efecto medio, es decir, soluciona un poco el malestar, pero a largo plazo dañará la encía de hacerlo con frecuencia.
  • Acostarnos sobre el lado en el que está el dolor. No es recomendable, porque lo intensifica.

Aprende cuándo es momento de usar un corrector de espalda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.