¿Cómo quitar el tapón de cera en el oído y por qué se forman?

Cómo quitar un tapón de cera en el oído y por qué se forman

El exceso de cerumen, una partícula hidrofóbica encargada de proteger al sistema auditivo de la entrada de agua, agentes externos e infecciones, puede generar una acumulación del mismo hasta formar un tapón de cera en el oído o tapón de cerumen, dañino para el sistema auditivo de las personas.

Es importante limpiar el conducto auditivo para evitar la acumulación de cera. Estos tapones son una de las causas más comunes de problemas auditivos, otitis, dolores en el oído o la pérdida total de la audición en las personas. Por esta razón los especialistas en la salud recomiendan tener mucho cuidado con mantener despejada esta zona y al momento de realizar la limpieza, sin necesidad de utilizar los bastoncillos y rascarse con fuerza.

Eliminar la cera en el oído no es un proceso complicado, sin embargo, para algunas personas, las glándulas producen cantidades excesivas de cerumen en el conducto auditivo, hasta el punto donde los lavados comunes no cumplen con el efecto esperado. Es necesario recurrir a nuevas formas para poder retirar estas partículas descamadas que, al mantenerse durante mucho tiempo en la entrada del oído, puede secarse y crear un bloqueo.

Para evitar estos problemas u otros agravios en la zona auditiva, te traemos formas sencillas y menos riesgosas para eliminar estos molestos y dañinos tapones de cera en el oído o tapones de cerumen. Además, te explicamos por qué se forman para que puedas evitar su origen constante y cuidar tu sistema auditivo de la mejor forma.

¿Por qué se forman los tapones de ceras en el oído?

Las glándulas ceruminosas situadas en la parte cartilaginosa del oído de algunas personas secretan más cera de las que este puede eliminar por sí solo. El exceso suele quedarse adherido a la piel del oído y forma molestos tapones de cera. Sin embargo, hay muchos factores externos a la función de nuestro organismo que podrían formar estos tapones de cerumen, como lo son:

  • Resequedad en la piel del conducto auditivo externo.
  • Uso de prótesis auditivas y su mal cuidado.
  • Presencia de un conducto auditivo externo muy estrecho.
  • Traumatismo por uso inapropiado de los bastoncillos para limpiar los oídos.
  • Uso de tapones o auriculares mal ajustados o ya deteriorados.
  • Fuertes rascados en la zona.
  • Introducción de agentes externos.
Cómo quitar un tapón de cera en el oído y por qué se forman

Síntomas del tapón de cera en el oído

Los síntomas frecuentes que puedes presentar al tener presencia de tapones de cera en el oído serían:

  • Molestias o dolor de oídos.
  • Sensación de tener el oído lleno, ocupado o taponeado.
  • Constantes ruidos en el oído parecidos a zumbidos.
  • Mareos
  • Picor
  • Otitis externa
  • Pérdida de audición progresiva.  

¿Cómo quitar un tapón de cera en el oído?

Antes de quitar los tapones de cera en los oídos, primero hay que tener en cuenta que no siempre es conveniente quitar el cerumen. Recordemos que en exceso puede ser dañino, pero en cantidad prudente, son unos protectores para el conducto auditivo.

En los casos donde es recomendable quitar los tapones de cera, es cuando se presente alguno de los síntomas mencionados anteriormente o cuando se desee examinar el oído y el exceso de cerumen no lo permita. Para quitar el tapón de cera de los oídos existen tres métodos:

Aplicación de gotas reblandecedoras

Las sustancias líquidas pueden eliminar con facilidad y rapidez la presencia de los tapones de cerumen. Se pueden utilizar soluciones salinas, aunque lo más recomendable sea aplicar gotas de aceite, por ejemplo, el aceite de oliva o de almendras. Se puede realizar una mezcla de aceites con agua oxigenada en caso de una limpieza más profunda y así, brindar más protección a tu oído.

Para realizar este proceso es necesario colocarse de lado, aplicar pocas gotas en el oído y mantener la postura inmóvil de 5 a 10 minutos para que el aceite pueda penetrar con más profundidad los tapones y separar la cera de la piel para su fácil extracción. Lo esencial sería repetir este proceso 2 o 3 veces durante el día, en un tiempo estipulado de 3 a 5 días.

Hay que tener en cuenta que este método no puede ser aplicado cuando hay presencia de alguna infección en el conducto auditivo, si se tiene algún síntoma, enfermedad o lesión, como, por ejemplo, otitis, dolor de oído, perforación de tímpano o secreción.

Lavado de oído (irrigación)

Este método de extracción es el más recomendado por los profesionales sanitarios por su seguridad al momento de la aplicación y eficacia en los resultados. Consiste en introducir en el oído al hacer presión con una jeringa con agua templada y desinfectada o suero fisiológico templado.

Para este proceso es recomendable que sea realizado por algún experto en el área de salud o sanitaria o que tenga los conocimientos básicos de atención al cuidado de personal. No es apto realizar este proceso luego de haber sido intervenida quirúrgicamente en una cirugía otológica previa y cuando hay sospecha o presencia de otitis.

Extracción manual

Es recomendable acudir a esta técnica de extracción cuando los tapones de cera permanecen secos y de consistencia dura, luego de realizar otro método o cuando ya posee esa característica por un tiempo prolongado. Es esencial acudir al otorrinolaringólogo para realizar esta extracción manual con los instrumentos necesarios.

El médico deberá usar un microscopio para visualizar el acceso y el proceso con claridad, reconocer el tapón y observar qué tan adherido está a la piel del oído. Se empleará un aspirador que succione el tapón de cera del oído o utilizará un instrumental otológico en forma de gancho para extraer el tapón.

¿Se puede prevenir su formación?

Lo recomendable es limpiar el oído externo, al aplicar agua en la ducha. Es importante evitar la introducción en el conducto auditivo de horquillas o bastoncillos de algodón para limpiar los oídos, así como las gotas para ablandar la cera de forma diaria, porque hay que recordar que la cera es la encargada de proteger el conducto auditivo de los agentes dañinos externos.

Si eres una persona que suele tener una presencia constante de tapón de cera en el oído, es recomendable acudir al médico para la extracción de cerumen cada 6 o dos meses, depende de la cantidad excesiva de cerumen que se forme en tu conducto auditivo.

Continúa leyendo sobre el ungüento Vicks Vaporub y sus usos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.