Donald Trump ordena sanciones a funcionarios de la Corte Penal Internacional

Trump La Haya

El presidente dio luz verde el jueves al establecimiento de sanciones económicas contra funcionarios de la jurisdicción internacional de La Haya. La Casa Blanca espera evitar la realización de investigaciones contra los soldados estadounidenses que participaron en el conflicto en Afganistán.

Donald Trump alza su voz contra la Corte Penal Internacional. El jueves, dio luz verde a las sanciones económicas contra el tribunal para disuadirlo de enjuiciar a los soldados estadounidenses por su participación en el conflicto en Afganistán.

“El presidente autorizó sanciones económicas contra funcionarios de la Corte Penal Internacional que tomarían parte directa en cualquier esfuerzo por investigar o acusar a los soldados estadounidenses sin el consentimiento de Estados Unidos”, anunció la Casa Blanca en una declaración.

“Los actos de la Corte Penal Internacional constituyen un ataque contra los derechos del pueblo estadounidense y amenazan con invadir nuestra soberanía nacional”, dijo la Casa Blanca, denunciando además la “corrupción” en los “niveles más altos” del tribunal. La Haya.

“Corte falsa”

“No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras nuestros muchachos están amenazados por una corte falsa, y no lo haremos”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Mike Pompeo, apareciendo frente a las cámaras con Colegas de Defensa y Justicia, así como el Asesor Presidencial de Seguridad Nacional durante una demostración de fuerza en los medios.

Esta es una respuesta directa a la decisión de apelación tomada en marzo por el tribunal de La Haya, Países Bajos, para autorizar la apertura de una investigación por crímenes de guerra y crímenes contra el humanidad en Afganistán a pesar de la oposición de la administración Trump.

Las inquietantes debilidades de la justicia internacional

La investigación deseada por el fiscal de la Corte, Fatou Bensouda, apunta, entre otras cosas, a abusos que habrían cometido los soldados estadounidenses en el país donde Estados Unidos ha librado desde 2001 la guerra más larga de su historia. También se han presentado denuncias de tortura contra la CIA. Los jueces de la CPI inicialmente se negaron a autorizar esta investigación después de una primera amenaza de sanciones sin precedentes por parte de Washington, que no es miembro de esta jurisdicción, a diferencia de Kabul.

Donald Trump también autorizó el jueves la extensión de las restricciones de visa contra sus funcionarios y familiares. La visa de Estados Unidos del fiscal Bensouda ya había sido revocada después de las primeras amenazas de sanciones de los Estados Unidos.

“Una serie de ataques sin precedentes” contra la CPI

La CPI deploró “una serie de ataques sin precedentes” contra él, enfatizando su independencia. “Estos ataques constituyen una escalada y un intento inaceptable de socavar el estado de derecho y los procedimientos judiciales de la corte”, agregó.

El Presidente de la Asamblea de los Estados de la CPI, el juez O-Gon Kwon, rechazó previamente las sanciones, que “obstaculizan nuestro esfuerzo común para combatir la impunidad”. El canciller europeo, Josep Borrell, dijo que el decreto de sanciones de Estados Unidos era “un tema de gran preocupación” y reiteró el “apoyo” de la Unión Europea a la jurisdicción.

“Este ataque contra la CPI tiene como objetivo negar la justicia a las víctimas de crímenes graves en Afganistán, Israel o Palestina”, dijo también Andrea Prasow, de Human Rights Watch. “Los países que apoyan la justicia internacional deberían oponerse públicamente a este evidente intento de obstrucción. “

“Manipulaciones” de Moscú

La feroz oposición de Washington también se relaciona con investigaciones “motivadas políticamente” contra Israel, que pueden ser objeto de investigaciones de crímenes de guerra en Cisjordania y la Franja de Gaza. El primer ministro Benjamin Netanyahu inmediatamente elogió la decisión de su “amigo” Donald Trump, denunciando a un tribunal “politizado” que está llevando a cabo “una caza de brujas contra Israel y los Estados Unidos”, pero “hace la vista gorda a los peores sepultureros de derechos humanos para el mundo, incluido el régimen terrorista en Irán “.

El ministro de Justicia, Bill Barr, lo acusó de “potencias extranjeras como Rusia” de “manipular” a la CPI “para servir a sus propios intereses”. Según el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, estas “manipulaciones” extranjeras están destinadas específicamente a “alentar” los enjuiciamientos contra los soldados estadounidenses en Afganistán. “Estados Unidos continuará utilizando cualquier medio necesario para proteger a sus ciudadanos y nuestros aliados de cargos injustos”, dijo la Casa Blanca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.