¿Cómo tomar kéfir y cuáles son sus beneficios?

Cómo tomar kéfir y cuáles son sus beneficios

El kéfir es leche fermentada y una alternativa deliciosa, purificante y probiótica del yogur. Se produce cuando los nódulos de kéfir de leche se sellan herméticamente con leche normal y fermentan durante uno o dos días. Descubre sus características más importantes y cómo tomar kéfir.

Cuando se habla de kéfir, la mayoría de la gente piensa en kéfir de leche. Se trata de un cultivo microbiano que, a diferencia del kéfir de agua, fermenta la leche en una bebida probiótica, deliciosa, con gas, que se reproduce una y otra vez.

Su nombre probablemente proviene del turco (“kef” = consistencia agradable) y habla del agradable aroma y consistencia del kéfir en el paladar. Según las antiguas tradiciones, el de leche tiene su origen en el Cáucaso y el Tíbet. Incluso entonces, la gente supo apreciar la bebida y cómo cuidar los microorganismos vivos que contenía y transmitirlos de generación en generación.

Beneficios del kéfir

El kéfir sin productos lácteos, por ejemplo a base de leche de coco, agua de coco o leche de soya, contiene naturalmente un perfil de nutrientes diferente. Aquí mencionamos la leche de cabra o al kéfir a base de leche de vaca.

Es una gran fuente de muchos nutrientes. Un vaso de 175 ml contiene:

  • Proteína: 6 g
  • Calcio: 20% del requerimiento diario
  • Fósforo: 20% del requerimiento diario
  • Vitamina B12: 40% del requerimiento diario
  • Riboflavina (B2): 90% del requerimiento diario
  • Magnesio: 5% del requerimiento diario
Cómo tomar kéfir y cuáles son sus beneficios

Además de una cantidad nada despreciable de vitamina B, alrededor de 100 Kcal, 7-8 g de carbohidratos y 3-6 g de grasa, dependiendo de la leche que use. También posee una diversa variación de ingredientes bioactivos, como ácidos orgánicos, péptidos y más, que se dice que tienen efectos sobre la salud.

Es un probiótico más fuerte que el yogur

Los nódulos de kéfir contienen alrededor de 30 cepas diferentes de bacterias y levaduras, lo que los convierte en una fuente de probióticos más versátil y diversa que el yogur. El yogur generalmente contiene sólo unas pocas cepas de bacterias del ácido láctico.

Contiene poderosas propiedades antibacterianas

Se dice que algunos probióticos en el kéfir protegen contra las infecciones, incluida la bacteria del ácido láctico Lactobacillus Kefir Eh, que se encuentra exclusivamente en el kéfir. Según los estudios realizados, esta bacteria puede evitar que crezcan otras bacterias dañinas como Salmonella, E. coli y Helicobacter pylori.

Puede contribuir a la salud de los huesos y a un menor riesgo de osteoporosis

El kéfir, especialmente el elaborado con leche entera, no sólo es una gran fuente de calcio, sino que también contiene vitamina K2 y vitamina D. Estas dos vitaminas juegan un papel importante en la formación de huesos y ambas están contenidas en el kéfir.

Los probióticos en el kéfir pueden ayudar con muchas dolencias digestivas

Los probióticos pueden ayudar con varios problemas digestivos, entre otras cosas, para el síndrome del intestino irritable y las enfermedades diarreicas. Por tanto, el kéfir puede ser un eficaz tratamiento para todo tipo de problemas de este tipo. Siempre que no haya intolerancia a la lactosa ni a la caseína.

El kéfir suele ser bien tolerado por personas con intolerancia a la lactosa

La mayor parte de la lactosa se descompone durante la fermentación que produce el kéfir. Además, el kéfir de leche terminado, cuando se bebe, contiene lactasa y ß-galactosidasa, dos enzimas que pueden descomponer cualquier lactosa que todavía esté presente en el tracto gastrointestinal.

Es por eso que, si se ha fermentado el tiempo suficiente (durante 36 horas o más), generalmente es bien recibido por aquellos con intolerancia a la lactosa. Siendo un sustituto eficaz.

¿Cómo tomar kéfir?

Para hacer kéfir necesitarás los llamados nódulos de kéfir de leche, estos puedes encontrarlos por internet o en tiendas especializadas. Su preparación es muy sencilla, únicamente requieres 100 gramos de esta sustancia y un litro de leche de vaca o de cabra (preferiblemente fresca, no homogeneizada).

Coloca la leche y el kéfir en un envase de vidrio con tapa y déjalo reposar por 24 horas (como mínimo 16 horas). Pasado ese tiempo debes colar para separar la leche fermentada de los granos a los cuales añadirás nueva leche fresca y repetir el proceso.

El kéfir fermentado ya colado puedes consumirlo de inmediato o guardarlo en el refrigerador para consumirlo posteriormente. Recuerda agregar leche fresca después de cada fermentación para mantener su crecimiento. No utilices nunca envases ni utensilios en tu kéfir.

¿Cómo usar el kéfir en las recetas diarias?

Úsalo como sustituto del suero de leche en recetas. Además de los panqueques, esto también incluye batidos, sopas frías, muesli y aderezos para ensaladas. Usa kéfir para remojar el grano o la harina durante la noche antes de cocinar u hornear con él. Los microorganismos hacen que el grano sea más digerible porque lo “pre-digieren”, por así decirlo y no ejercen demasiada presión sobre el sistema digestivo.

Usalo en recetas congeladas. Es adecuado como alternativa a la leche si quieres hacer helados, paletas o batidos. Esto se recomienda básicamente ya que el kéfir de leche es una mejora en comparación con la leche: más nutrientes, menos lactosa y digestión más fácil.

Asimismo, también se puede emplear como tratamiento de heridas. Existen estudios científicos que sugieren que es una especie de medicina natural para las lesiones de la piel (infecciones, cortes y quemaduras). Para hacer esto, aplica kéfir en las áreas afectadas de la piel y fíjalo con un vendaje.

Por otro lado, el kéfir se usa como champú, suena extraño, pero funciona. Aplica 100 ml en el cabello mojado, frótalo brevemente, déjalo actuar durante tres o cinco minutos si es posible y luego enjuaga nuevamente. Te sorprenderá lo limpio que queda tu cabello, ya sea corto o largo. Si deseas mejorar tu mantequilla, puedes derretirla con cuidado y mezclarla con un poco de kéfir. Esto da como resultado una mantequilla con un toque de acidez.

Puedes hacer tu propia crema agria con kéfir. Usa una mezcla de leche y crema, en mismas proporciones. Deja que fermente un poco más para obtener una agradable nota ácida y obtendrás tu propia crema agria. También puedes hacer queso crema tú mismo muy fácilmente, asegurándote de que el kéfir se separe del suero. Para hacer esto, deja que fermente un poco más y asegúrate que la temperatura sea un poco más alta durante la fermentación.

Continúa leyendo sobre las propiedades que tiene la semilla de moringa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.