Cultura Teotihuacana: Origen, características y aportes

Cultura Teotihuacana: Origen, características y aportes

Diversas son las culturas prehispánicas que habitaron y evolucionaron en Mesoamérica. Sin embargo, hay una cultura que aún en los tiempos actuales se encuentra envuelta en un profundo misterio y, a pesar de no ser tan conocida como la azteca o maya, posee el mismo grado de importancia por ser una de las civilizaciones más grande de este lugar. Sí, estamos hablando de la cultura teotihuacana. 

Esta cultura fundó una de las ciudades más imponente y destacada en Mesoamérica y el mundo, que no únicamente deslumbró a otras civilizaciones prehispánicas como los aztecas que la llamaron Teotihuacán, sino que también continúa siendo reseña de esplendor y magnificencia. Tanto es así que fue proclamada como Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 1987 por la Unesco.

Se sabe muy poco de esta civilización, su evolución y destino. No obstante, de acuerdo a estudios arqueológicos de la ciudad que cimentaron, y en algún tiempo llegaron a habitar, se pudo obtener información de interés sobre ella que con esta publicación te invitamos a conocer.

Origen de la cultura teotihuacana

La cultura teotihuacana se desarrolló entre el siglo I a.C. hasta más o menos el VIII d.C. El término que se le adjudicó a esta cultura en lengua náhuatl significa “lugar de nacimiento de los dioses” o “ciudad de dioses” y fue otorgado por la llegada de los aztecas cuando ya se encontraba abandonada. Los aztecas tenían la noción de que los dioses eligieron ese lugar para formar el universo y el mundo.   

Cultura Teotihuacana: Origen, características y aportes

Es una civilización que desapareció mucho antes de la llegada de los colonos españoles e inclusive ante la ocupación de esta ciudad por los aztecas, los cuales tampoco manejaban mucha información sobre ella. Es importante destacar que su ciudad Teotihuacán fue uno de los complejos religiosos más trascendental de Mesoamérica. El horizonte estaba sujetado a dos gigantes pirámides que la civilización azteca señaló como las pirámides: del sol y la luna, donde ambas se enlazaban por una extensa avenida.

Características de la cultura teotihuacana

La importante influencia y posteriores aportes de la cultura teotihuacana se pueden establecer mediante el conocimiento de sus principales características, entre las cuales se mencionan las siguientes:

La agricultura era su principal fuente de ingreso y sustento, para ellos era ideal aprender técnicas o la elaboración de mecanismo que le permitieran mejorar su rendimiento  y producción. El desarrollo de maquinarias para el manejo en esta actividad, serían posteriormente adoptadas por otras culturas.

Eran politeísta, en su religión eran varios los dioses a los que le rendían tributo y devoción. Es importante destacar, que algunos de sus dioses se veían reflejados con las mismas características en otras culturas mesoamericanas. La sociedad era jerárquica, donde se distinguían las clases altas estructuradas por nobles y sacerdotes, de las clases bajas constituidas por artesanos y campesinos.

Eran teocráticos, por lo que la gestión de la sociedad se encontraba establecida por la religión y el gobierno, que iban muy de la mano. Era normal ver designado a chamanes y sacerdotes como jefes o líderes de la tribu, así como de nobles que fueron posicionados en el poder por ellos. 

Fueron grandes comerciantes y crearon rutas por toda la región, que incrementaron la influencia de sus aportes. Se dice que sus rutas comerciales fueron utilizadas incluso más tarde por otras culturas. Como el resto de los pueblos mesoamericanos, jugaban a la pelota. Este juego se consideraba un ritual para los dioses y también una forma de ocio.

Aportes 

Entre los aportes que dejó la cultura Teotihuacana a otras civilizaciones mesoamericanas posteriores, así como de legado para el mundo, se tienen:

Arquitectura

Los teotihuacanos fueron grandes arquitectos, el ágil desenvolvimiento y la planificación en esta actividad en parte viene influenciada por la antigua cultura olmeca. Por lo que muy bien puede apreciarse en sus trabajos:

  • Grandes construcciones.
  • La ejecución y utilización de líneas geométricas en sus estructuras.
  • El diseño e implementación de canales de riego.
  • Elementos creados o perfeccionados para diversas actividades. 

Es importante destacar que entre sus construcciones más representativas se encuentran:

La Pirámide del Sol, que es la edificación antigua más grande de Mesoamérica culminada en el año 100 d.C. y cuenta con 63,5 metros de altura, aunque se cree que pudo ser más alta. Para su construcción usaron adobe para su eje central y estuco para recubrir sus paredes las cuales eran ornamentadas con diseños pictóricos.

La Pirámide de la Luna, es una construcción de 42 metros de altura que data desde el año 100 d.C. Luego se le adicionó una estructura frente a la escalinata que da hacia la Calzada de los Muertos, donde su área superior era ceremonial para rendir tributo a Chalchiuhtlicue (diosa vinculada al agua y la luna), una escultura de ella fue hallada al pie de esta pirámide.

Pintura

La cultura teotihuacana fue capaz de manifestar su religiosidad a través del arte y la pintura. Como muestra de ello, en su ciudad puede aún visualizarse murales decorados con pinturas, así como objetos como conchas del mar y cerámica en donde fue plasmada su creatividad. Usualmente representaban formas abstractas e historias mitológicas.

El juego de la pelota

Ya sea para rendir tributo a sus dioses y como medio recreacional, el juego de pelota originado por esta cultura fue muy trascendental para las civilizaciones siguientes. Hay juegos en la actualidad que poseen una gran similitud a este (ej: el baloncesto). El objetivo era pasar una pelota por unos aros que se encontraban posicionados de manera vertical en unos muros.

Alimentación

La alimentación de los teotihuacanos era muy sana y estaba primordialmente compuesta por el consumo de plantas y animales. Para la obtención de estos productos crearon utensilios y trampas que facilitaran el consumo de estos alimentos. En sus platos se incluían carnes, pescados, granos, maíz, hongos, ají, gusanos de maguey, charales, capulines, entre otra variedad de alimentos. La gastronomía de esta civilización aún se mantiene con algunas variantes en algunos lugares de México.

Agricultura

En el momento en que los teotihuacanos aprendieron de la agricultura, no sólo experimentaron un gran cambio en su alimentación, sino en la economía de su cultura. Por lo que el desenvolvimiento de esta actividad les permitió desarrollar sistemas de riegos, drenajes, terrazas, canales y chinampas, con la finalidad de obtener las mejores cosechas que servirían no únicamente para el sustento propio sino también para comercializar con pueblos vecinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.